We Are Creative Design Agency

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Illum, fuga, consectetur sequi consequuntur nisi placeat ullam maiores perferendis. Quod, nihil reiciendis saepe optio libero minus et beatae ipsam reprehenderit sequi.

Find Out More Purchase Theme

Our Services

Lovely Design

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Praesent feugiat tellus eget libero pretium, sollicitudin feugiat libero.

Read More

Great Concept

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Praesent feugiat tellus eget libero pretium, sollicitudin feugiat libero.

Read More

Development

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Praesent feugiat tellus eget libero pretium, sollicitudin feugiat libero.

Read More

User Friendly

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Praesent feugiat tellus eget libero pretium, sollicitudin feugiat libero.

Read More

Recent Work

viernes, 20 de febrero de 2015

Colirrojo tizón, verdecillo, lavandera cascadeña, andarríos chico y más aves en Lugo

Estos nombres tan fantásticos son los de algunos de los pájaros que avistamos en la última ruta para ver aves en Lugo que tuvimos con los alumnos de Cuarto Ciclo de la Universidad de Santiago

Grupo de alumnos de Cuarto Ciclo observando aves con prismáticos en el río Miño en Lugo
Grupo de alumnos de Cuarto Ciclo observando aves en el río Miño en Lugo

En esta ocasión, al inicio del recorrido en la "carballeira" del Campus no había tanto movimiento como en anteriores rutas.  Es lo que tiene la observación de aves, que no siempre están cuando queremos.

Las aves que sí estaban, y ya las vimos desde el principio, eran las palomas torcaces. Estuvimos escuchando durante un tiempo su canción característica. En otros lugares de Lugo ya pudimos ver estos días el peculiar vuelo del macho que anuncia la inminencia del período reproductor: unos fuertes y sonoros aleteos que lo impulsan hacia arriba en una parábola, luego deja de batir las alas y cae planeando con las alas hacia arriba.

Poco a poco en la "carballeira" y en sus bordes ya fuimos viendo las pequeñas aves que siempre son un poco más difíciles de identificar para los principiantes del "birdwatching": los herrerillos y carboneros.

También sobre un tejado apareció un pequeño pájaro grisáceo que no tuvimos la suerte de observar en los otros dos grupos de Cuarto Ciclo: el colirrojo tizón. Su posición a contraluz dificultaba su identificación, pero entonces aprendimos lo importante que es movernos con cuidado para que detrás del pájaro observado coincida un fondo oscuro (en este caso un tronco de castaño) que nos va a facilitar la observación. Procediendo así, y contando con la paciencia que tuvo el pájaro que aguantó un montón de tiempo con nosotros a escasos 20 metros, pudimos ver el color naranja de su cola que hacía vibrar de manera nerviosa, y ya nos confirmó que se trataba de una hembra de esa especie.

Colirrojo tizón hembra sobre una piedra
La hembra de colirrojo tizón es de color pardo-grisáceo y con la cola anaranjada

En la parte alta de la vaguada tratamos de "perseguir" con los prismáticos a unos reyezuelos listados que se escondían en la espesura de los cedros y también andaba por allí el pequeño chochín.

Pero la alegría del día fue ver al precioso verdecillo (o verdín, como ya escuché en varias ocasiones en Lugo), y escuchar su vibrante y musical canto que ya anuncia la primavera. Este es el más pequeño de los fringílidos, familia de pájaros que incluye otras especies como el verderón, el pinzón, el jilguero o el lúgano que vimos el otro día.


Un verdecillo cantando sobre una rama
Verdecillo cantando sobre una rama

En el río miramos como siempre para los azulones, los  cormoranes y las garzas, alguna de estas más confiada que de costumbre lo cual nos permitió observarla con más calma.

A última hora de la tarde, el escenario musical de aves estaba dominado por el petirrojo y por el zorzal común.



Si escuchaste esta grabación de la canción del zorzal común, puedes fijarte que en el segundo 38 y en el 1 minuto y 20 segundos irrumpe el canto explosivo de otro pájaro que también fuimos capaces de detectar esta tarde en la orilla del río Miño, pero que no conseguimos ver porque casi siempre se oculta en la vegetación de la ribera.
Se trata del cetia ruiseñor.
Vuelve a escuchar la grabación, verás como es inconfundible.

Un cetia ruiseñor posado sobre una rama de un arbusto
Pardo-rojizo en las partes superiores y una ceja pálida son características identificativas del cetia ruiseñor

En el final de la ruta, donde el Rato desemboca en el "caneiro da Tolda", pudimos ver varias lavanderas cascadeñas, tan elegantes con su cuerpo ceniciento y amarillo.

Una lavandera cascadeña en el suelo entre las hierbas
El hábitat de la lavandera cascadeña es un espacio abierto ligado a ríos

Y también, a tres metros de nosotros, un tranquilo andarríos chico picoteaba comida entre las hierbas en la orilla del agua.

Un andarríos chico caminando en el fango
Andarríos chico caminando en el fango

Rematamos la jornada con una foto del fantástico grupo que hoy me tocó introducir a la afición de la observación de aves.

Grupo de alumnos de Cuarto Ciclo en la Tolda del Miño
Parece que finalizamos contentos la excursión para ver aves

Fueron casi tres horas de ameno paseo y charla, con numerosas preguntas porque todos tenemos alguna que otra experiencia o anécdota relacionada con el mundo de las aves.

Lo mejor de todo es que con esta sencilla actividad en la naturaleza alguno de los participantes descubrieron que observar aves silvestres, en su medio natural, como por ejemplo los ánades azulones, es muy diferente y mucho más divertido que ver los patos que hay en los estanques de los parques de las ciudades.
O que si prestamos un poquito de atención somos capaces de distinguir muchos cantos de aves y muchas otras cosas naturales hermosas que normalmente nos pasan desapercibidas porque caminamos sin atender a la naturaleza que nos acompaña.


Verdecillo: Verdecillo via photopin cc
Cetia ruiseñor: Cetti's Warbler - Cettia cetti via photopin cc
Lavandera cascadeña: Winter Friend via photopin cc
Andarríos chico: Walking via photopin cc

lunes, 9 de febrero de 2015

Aves y una sorpresa en Lugo

En esta nueva excursión con alumnos de Cuarto Ciclo de la Universidad de Santiago a los que iniciamos en el arte del "birdwatching" u observación de aves silvestres, tuvimos la suerte de ver algo más que aves: una nutria que nos sorprendía cuando estábamos en la orilla del río, haciendo cabriolas en el agua muy cerca de nosotros.

Una nutria en la orilla del río
La nutria es un mamífero precioso que podemos observar en Lugo

Pero eso lo vamos a contar más adelante.
En esta salida a la ruta para observar aves en Lugo comenzamos como siempre por aprender a adaptar los prismáticos a la visión de cada uno, para poder tener una experiencia satisfactoria de observación de aves. Y para practicar se nos puso muy bien una lavandera blanca que andaba entre los coches del aparcamiento.
Metidos ya en el bosquete conseguimos ver palomas torcaces y urracas, estas últimas ya están tomando medidas para sus nidos en la parte más alta de los árboles.

"Eres más inquieto que la cola de una urraca"

De este dicho se acordó Conchita cuando vio lo rápido que se desplazaba una urraca por el suelo, moviendo continuamente su cola producto de la excitación al buscar comida y también por nuestra presencia.
Los mirloscomo siempre rebuscando lombrices entre la hojarasca. Pudimos hacer una buena observación de ellos y aprendimos a diferenciar los machos de las hembras por el color de sus plumajes y picos.

Un mirlo macho posado sobre una barandilla
Este mirlo con plumaje de color negro azabache es un macho

Estábamos atendiendo a los mirlos cuando llegó un herrerillo común que no paraba de moverse buscando insectos en las grietas de la corteza de los árboles, entre los musgos y líquenes que tapizan los troncos y ramas. Además, muchas veces estaba a contraluz y ahí nuestro ojo no es capaz de percibir los colores, sólo vemos la silueta y eso dificulta la identificación. Finalmente conseguimos ver el amarillo de las partes ventrales y el azul cobalto brillante de su cabeza y así nos quedó claro de que pájaro se trataba.

¡ La observación e identificación de pequeños pájaros en las copas de los árboles es más difícil que la de mirlos y torcaces en el suelo !

Un herrerillo común posado sobre una rama
El herrerillo común tiene un pico diminuto y un capirote azul cobalto

A continuación apareció un agateador europeo, es como un ratoncito que comienza a subir por un tronco, desde su base va progresando en espiral, cosa que dificulta su observación. A contraluz pudimos ver el pico largo y curvado identificativo de esta ave insectívora que también busca comida incansablemente sobre los troncos.

Un agateador europeo sube por un tronco de árbol
Agateador europeo trepando por un tronco apoyándose en las plumas de su cola

Hubo un momento en que no dábamos atendido a tanto pájaro, porque a este agateador se le juntaron unos petirrojos, unos reyezuelos listados, unas palomas torcaces y también un par de mitos. Estos últimos buscan su comida en las puntitas de las ramas de los árboles, donde están las yemas, y de vez en cuando hacen una acrobacia en el aire para capturar algún pequeño insecto volador que nosotros no somos capaces de ver.
También apareció el carbonero común, que Carmen describió como un pajarito que lleva una corbata negra, y como puedes ver en la foto acertó muy bien en su descripción.

Un carbonero común posado en una rama de un árbol
Cabeza negra, cara blanca, pecho amarillo con corbata negra...no hay duda, es un carbonero común

"Por la Candelaria se casan los pájaros"

Así nos recordó Carmen la proximidad del dos de febrero, día de la Candelaria, en que según las tradiciones populares los pájaros se emparejan y se preparan para criar.
Desde la pasarela estuvimos observando aves como los ánades azulones, las cornejas y también la lavandera cascadeña.
Ya en la orilla del río, escuchamos el chasquido característico de la curruca capirotada, escondida en las hiedras que cubren los troncos de los árboles. Este sonido es una voz de alarma que emite cuando detecta una posible amenaza, y nosotros, aunque no queramos, somos eso para ella.



Desde la orilla estábamos observando los cormoranes grandes descansando en los árboles cuando a unos treinta metros de nosotros una onda extraña en el agua nos puso en alerta, prestamos atención y de repente........¡apareció la nutria!
La verdad es que fue una observación fugaz, unos diez segundos, pero allí estaba.
Se alejó buceando y ya no la vimos más.
La presencia de este mamífero carnívoro se considera tradicionalmente como un indicador de una buena calidad de agua, hecho que aquí en Lugo también se ve reforzado por la presencia de aves como el mirlo acuático y el martín pescador.
La siguiente ave que conseguimos observar fue una garza real, pero esta es bastante asustadiza y marchó volando antes de que la pudiésemos ver con calma.

Una garza real en la orilla de un río
La garza real es un ave que caza peces y ranas en la orilla del río

Ya con poca luz y cerca del final de la ruta, vimos una pareja de patos mandarines, en la otra orilla, inmóviles y tratando de pasar desapercibidos, tarea casi imposible para el macho con ese plumaje tan bonito y colorido.

Una pareja de patos mandarines
Hembra y macho de pato mandarín

Rematada la ruta como siempre en la desembocadura del río Rato, volvimos con calma y hablando de como los niños antes vivían más en contacto con la naturaleza y la conocían mejor.
Así Carmen nos contaba que de pequeña reconocía muchos pájaros y sabía donde anidaban y como eran los nidos de un pájaro o de otro. Nos explicó que el chochín hace un nido globoso, con musgos y líquenes, con un agujerito para entrar, y que los niños antes de meter la mano para coger los huevos (sí, en zonas rurales algunas polladas eran víctimas de los pequeños) primero metían un palo no fuese que estuviese dentro la comadreja, a la que le gustaba mucho comer los huevos de los pájaros.

La actividad de esta tarde nos hizo retornar al pasado, a una infancia en la que vivíamos más en contacto con la naturaleza.
Una actividad sencilla y divertida como la observación de aves es capaz de llevarnos a otros tiempos y de descubrirnos recuerdos que estaban almacenados y perdidos en algún lugar de nuestra memoria.

Dos mujeres observando aves con prismáticos en la orilla del río Miño
Observando aves desde la orilla del río Miño en Lugo



Créditos de las fotos:
Nutria: pensive lutra via photopin cc
Herrerillo común: blue tit via photopin cc
Agateador europeo: Grimpereau des jardins 3 via photopin cc
Carbonero común: IMG_0694 via photopin cc
Garza real: garza real 03 - grey heron (pose) via photopin cc

viernes, 30 de enero de 2015

Observando aves en Lugo con alumnos del Cuarto Ciclo de la Universidad de Santiago

Esta semana tuvimos una salida al campo con el primer grupo de alumnos de la materia "Biodiversidad y Conservación" del Cuarto Ciclo de la Universidad de Santiago. La verdad es que tuvimos bastante suerte con el tiempo, porque la predicción era bastante mala. Apenas nos cayeron cuatro gotas, eso sí, la tarde estaba gris y fría pero nada mejor que un ejercicio físico sencillo como es la observación de aves en ruta para combatir el frío.
Grupo de alumnos de cuarto ciclo de la USC en la ruta para ver aves en Lugo
Alumnos de Cuarto Ciclo observando aves en la desembocadura del Rato en el parque de A Tolda (Lugo)

Aunque puede parecer que el invierno no es una buena época para practicar esta actividad tan sana como es el "birdwatching" u observación de aves, para mi es una época fantástica para observar aves forestales, porque cuando los árboles tengan hoja ya va a ser más difícil ver esos pequeños pájaros como los reyezuelos, o los mosquiteros, que buscan insectos incansablemente dentro de las copas de los árboles.

La caminata que realizamos recorre parte de la ruta botánica del Campus de Lugo, ruta que comprende más de 34 hectáreas de terreno donde están representadas más de 200 especies de árboles y arbustos tanto autóctonos como alóctonos, una muestra importante de biodiversidad vegetal en esta provincia.

Si pinchas en este primer enlace puedes acceder al mapa interactivo y fichas de las especies de flora leñosa del Campus de Lugo y si lo haces en este segundo enlace puedes descargar el documento de la Ruta Botánica por el Campus de Lugo

Pinsapo con cartel explicativo en la ruta botanica del campus de Lugo
Ejemplar de abeto pinsapo en el Campus de Lugo


En esta ruta para observar aves en Lugo visitamos diferentes hábitats que nos permiten la observación de una interesante diversidad de aves, desde aves forestales hasta aves acuáticas.

Comenzamos en el pequeño bosquete de robles y castaños que hay por debajo de la biblioteca Intercentros, donde palomas torcaces, mirlos, urracas, petirrojos, reyezuelos listados y palomas  domésticas nos permitieron familiarizarnos con las particularidades de la actividad: el manejo de los prismáticos, la localización de los pájaros en movimiento por los árboles, la comparación de tamaños, la idenficación de las primeras voces,...

Una urraca caminando en un parque en Lugo
Urraca "desfilando" delante de la cámara
Una paloma torcaz caminando en un parque en Lugo
La paloma torcaz adulta tiene unas manchas blancas en el cuello

Un reyezuelo listado posado en una ramita
El reyezuelo listado es un incansable consumidor de insectos


En la transición del bosquete hacia los espacios abiertos de la vaguada de la facultad de Veterinaria fuimos capaces de identificar cornejas, lavanderas blancas y también algún mosquitero que buscaba insectos en ejemplares aislados de robles americanos y nogales.

un mosquitero común posado en una rama de un arbol
El mosquitero común es una ave fácil de ver en esta ruta


Un par de carboneros garrapinos en un arbusto y un grupito de mitos en lo alto de unos abedules pusieron a prueba nuestra habilidad para observar pajarillos que no paran de volar frenéticamente de una rama a otra.

Un mito posado en una ramita
Este pajarito con esa cola tan larga es el Mito


Ya en la orilla del río disfrutamos mirando para el cormorán grande, que se deja arrastrar por la corriente del río hasta que se sorprende con nuestra presencia y entonces inicia el despegue impulsándose no sólo con las alas sino también con los golpetazos que da en la superficie con sus palmeadas patas negras.

A cierta distancia distinguimos unos 30 individuos de esta especie posados en unos robles grandes, ocupando cada uno su posición para pasar la noche.


Un cormorán grande en la superficie del agua
El cormorán grande pasa el invierno en grandes ríos como el Miño


Durante el paseo siempre hay tiempo para ir comentando anécdotas, algunas de ellas referidas a las aves, otras a los lugares por donde caminamos. Es lo bueno de trabajar con la gente del Cuarto Ciclo, que no sólo tú les explicas cosas sino que ellos también te enriquecen con su experiencia. Así por ejemplo, Aniceto recordó cuando de pequeño cruzaba el río a pie con su padre para comer tortilla en la isla que hay a la altura de A Tolda; o Carmen que comentó como una vez descubrió una lechuza atacando a sus gallinas; o como Gloria comparó el paso de dos ánades azulones volando con unos "bombarderos despegando", una simpática comparación; o David que quería saber como era la "papuxa" (una curruca) que se comía antiguamente en la afamada empanada de "papuxa" de la comarca de Monforte (costumbre que afortunadamente ya desapareció); y Carmen que nos contó que una garza comía los peces del estanque del jardín de su vecino; y Jesús que nos relató el comportamiento que observó en una corneja, que aguardaba a que un mirlo sacase las lombrices del suelo para luego robárselas; y Xoán que hace años crió unos pollos abandonados de cormorán hasta que marcharon volando...

camino entre árboles en la orilla del río Miño en Lugo
Camino que lleva por la orilla del Miño hasta el parque de A Tolda


Caminando entre alisos (los pocos que aún sobreviven al ataque del hongo Phytophthora alni ), sauces y robles descubrimos la importancia que tienen las hiedras que recubren los troncos de esos árboles en la orilla, ya que sus pequeños frutos que ahora están maduros suponen una importante fuente de alimento para aves como la curruca capirotada, los mirlos, los zorzales.

Una hiedra llena de frutos maduros
Los frutos de la hiedra están maduros desde finales de invierno hasta mediados de la primavera


Un macho de curruca capirotada posado en una ramita
La curruca capirotada come insectos y también frutos como los de la hiedra


Precisamente al pie de uno de estos árboles descubrimos un "yunque" de zorzal común, un lugar duro (piedra, tronco, suelo) donde este pájaro golpea los caracoles hasta romperles la cáscara y extraer su vianda, igual que hacemos nosotros cuando comemos marisco.

Restos de caracoles comidos por zorzal común sobre un tronco cortado
"Yunque" de zorzal común sobre una cepa de aliso


Finalmente llegamos a la zona de la pequeña laguna que se forma en la desembocadura del río Rato. Allí miramos para los abundantes ánades azulones, un par de garzas reales y la sorpresa agradable de la tarde: una bandada de 50-60 lúganos, una ave forestal de la misma familia que los verderones y que nos visita en el invierno procedente del centro y norte de Europa.

Un lúgano comiendo semillas en un aliso
El lúgano es una ave invernante en nuestra región


De pasada escuchamos la voz del martín pescador pero no lo conseguimos ver. Lo que si vimos fueron tres lavanderas cascadeñas posadas en pequeños palos en el medio del río, a la altura del "caneiro" de A Tolda.

pasarela de madera que lleva al caseto del caneiro en a Tolda del río Miño
"Caneiro" de A Tolda en el río Miño en Lugo



Y en la laguna rematamos nuestra jornada ornitológica, poco antes de anochecer. Conseguimos el objetivo de conocer  mejor la diversidad de aves que tenemos tan cerca de nosotros en la ciudad, hablamos de los problemas que amenazan la conservación de estas especies, y disfrutamos observando como se comportan en su medio natural.

Y por supuesto hicimos un relajado ejercicio físico y charlamos al mismo tiempo, que no todo es mirar a través de los prismáticos.


¡¡ Hasta la próxima salida !!

sol poniendose detras de unos arboles en el parque de A Tolda
Rematamos la excursión para ver aves un poco antes de la puesta de sol



Créditos de las fotos:
Reyezuelo listado: Opaluna via photopin cc
Mosquitero común: aigledayres via photopin cc
Mito: franco.baresi via photopin cc
Cormorán grande: .Bambo. via photopin cc
Curruca capirotada: Linton Snapper via photopin cc
Lúgano: tomhouslay via photopin cc

jueves, 9 de octubre de 2014

Practicando birdwatching en Lugo el Día Mundial de las Aves 2014

Como todos los años, el primer fin de semana de octubre se celebró en todo el mundo, promovido por BirdLife International, el Día Mundial de las Aves. El objetivo de esta celebración es el de acercar al gran público al conocimiento de las numerosas especies de aves que existen en su entorno inmediato, conocer sus costumbres, su hábitat, los peligros que las amenazan (destrucción de la naturaleza, tendidos eléctricos, colisiones con cristales, caza furtiva, veneno, etc.) y también resaltar la importancia de la conservación del medio ambiente.

chotacabras gris atropellado sobre el asfalto
Muchas aves mueren atropelladas por coches

El estado de conservación de las poblaciones de aves es un buen indicador sobre el estado de salud de la naturaleza. De hecho es uno de los indicadores que emplea la agencia de estadística europea Eurostat para medir el bienestar social y cuanto de sustentables son nuestras actividades.
En nuestro entorno más próximo están disminuyendo los efectivos de las aves más comunes ligadas al mundo agrario, bien sea en unos casos por intensificación de cultivos como en otros por abandono de las actividades agrarias. Incluso especies tan habituales como el gorrión común o las golondrinas están sufriendo ese declive en sus poblaciones.
De acuerdo con los estudios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, de las 10.000 especies de aves que se conocen en el mundo, un 20% están amenazadas y 198 están en Peligro Crítico.

Para esta ocasión realizamos una ruta gratuíta de senderismo para observar aves en Lugo, y tuvimos la suerte de que el tiempo fue fantástico, un poco de calor y nada de lluvia. Quizás la coincidencia con la fiesta del San Froilán impidió que más gente se animase, pero hasta nuestra ruta por la ribera del Miño se acercaron cinco entusiastas participantes que quisieron disfrutar con una tranquila sesión de "birdwatching".

plano de la ruta para observar aves en Lugo
Recorrido realizado para observar aves en Lugo

En la primera parte del recorrido visitamos una pequeña "carballeira" en la que disfrutamos mirando las acrobacias que hacen, buscando insectos en los árboles, los carboneros comunes, los carboneros garrapinos y también los herrerillos comunes. También fuimos capaces de distinguir el canto del agateador europeo y nos recreamos escuchando las numerosas voces y melodía de los petirrojos, y el persistente y agudo sonido de los reyezuelos listados.
Caminando junto a la vaguada de la facultad de Veterinaria, divisamos otras especies que encuentran en esos prados el lugar idóneo para buscar su alimento, como las cornejas, las lavanderas blancas, las palomas torcaces y los mirlos. También un halcón peregrino nos sobrevoló durante unos instantes.

una paloma torcaz posada en el suelo
En la ruta observamos preciosas palomas torcaces

La parte final del recorrido, por la ribera del río Miño y parque de A Tolda, nos ofreció la posibilidad de observar y/o escuchar aves como el jilguero, el pinzón común, el zorzal común, el mito, la garza real, el ánade azulón, el cormorán grande.

ribera del rio Miño
Ribera del Miño camino del parque de A Tolda

Pero las estrellas de la jornada fueron dos pequeños pájaros característicos de hábitats fluviales: el martín pescador y el mirlo acuático. La presencia de estas dos especies es un indicador de la buena calidad de las aguas.
El primero sólo conseguimos verlo fugazmente en dos ocasiones, volando a poca altura sobre el agua, como una rápida flecha de color azul-turquesa.
Pero el segundo nos ofreció largos minutos de observación a escasos metros (ni siquiera necesitamos los prismáticos), tiempo durante el cual miramos como hace el mirlo acuático para capturar debajo del agua las presas de las que se alimenta (larvas de tricópteros y de coleópteros, moluscos, pequeños peces y anfibios). Un espectáculo !! Y tan cerca de la ciudad !!

mirlo acuatico posado en una piedra del rio
Mirlo acuático preparado para zambullirse en la corriente

martes, 16 de septiembre de 2014

Siempre vale la pena salir al campo para ver aves

Como pasa también con cualquier otra afición, hay días en los que parece que tienes algo de pereza para ponerte en marcha y hacer aquello que más te gusta. Que si estoy cansado, que si parece que va a llover, que seguro que voy a ver las aves de siempre... 



Pero la experiencia me dice que es fácil que ese día, justo ese día que más te cuesta arrancar, sea al final un día memorable de campo, bien porque ves una nueva ave en tu zona de campeo habitual, bien porque consigues una foto preciosa, u observas alguna escena impresionante de comportamiento animal, o mismo porque encuentras algo inesperado. Por ejemplo, hace una semana encontraba un cráneo de corzo perfectamente limpio y completo, con sus cuernitos y mandíbula, que va a formar parte de mi colección de cráneos de mamíferos en cuanto lo tenga preparado. Mira que tengo buscado cuernos de corzo en el otoño, que es la época en que los tiran. Y un día, de repente, el par completo. 


Pues ayer fue uno de esos días. Visité una de mis zonas preferidas de "pajareo", la vertiente sur de la Sierra del Páramo. Y allí estuve observando aves rapaces como tantas otras veces. Sólo que ayer parecía que andaban un poco "guerrilleras".

paisaje de campiña en la vertiente sur de la sierra del paramo
Paisaje de campiña en la vertiente sur de la Sierra del Páramo

Mientras miraba los cernícalos comunes (Falco tinnunculus) "colgándose" del aire acechando a sus posibles presas sobre lo que yo tengo bautizado como "el monte de los cernícalos" (por cierto, que ya no ví el cernícalo primilla que los acompañaba el mes pasado), apareció de repente un gavilán (Accipiter nisus) que con mucha violencia iba molestando uno a uno a los cinco cernícalos que trataban de cazar algún grillo o saltamontes para el desayuno. La verdad es que impresionaba ver los picados que hacía el gavilán sobre un cernícalo y la posterior escaramuza aérea en la que se enredaban.

cernicalo comun volando en busca de presas
Cernícalo común

gavilan volando en una ruta para ver aves
Gavilán

Y así estuvo molestándolos a todos hasta que se cansó y marchó volando alto hacia el norte, hacia la capilla de San Marco. 



También yo tomé el mismo rumbo y al llegar al Chan de San Marco divisé siete busardos ratoneros (Buteo buteo) planeando en círculos aprovechando una corriente térmica ascendente. Ya llevaba varios minutos observándolos cuando apareció majestuosa un águila culebrera (Circaetus gallicus) que hacía que los busardos pareciesen "pitufos" a su lado.

busardo ratonero volando en una ruta para ver aves
Busardo ratonero

Y parece que a estos tampoco les agradó la visita que también comenzaron a molestar a la culebrera. Y esta, así como con un poco de desdén, se apartaba pero ni se molestaba en responder a sus ataques. Ella a lo suyo, también acechando desde lo alto, dejando colgar sus patas y cabeza y sin darle más importancia a sus molestos vecinos.

aguila culebrera buscando presas desde el aire
Águila culebrera europea

Y así estuve un poco más de tiempo disfrutando de los planeos de la culebrera hasta que la lluvia nos espantó a ella, a mi y también a los ratoneros que volaron rápidos para buscar refugio en un bosque de las proximidades. 




Siempre que sales al campo descubres algo nuevo, seguro. Y si no es así, al final también quedas satisfecho por haber pasado un día al aire libre, haciendo un ejercicio tranquilo, caminando sin estrés

Lo que también es seguro es que si te quedas en casa no vas a disfrutar de ninguna de esas cosas. 

Venga. 
Sal al campo. 
Ya sabes, Ven Ver aVes !!




Créditos de las fotos:
Cernícalo común:Smudge 9000 via photopin cc
Gavilán: Sergey Yeliseev via photopin cc
Busardo ratonero: Agustín Povedano via photopin cc
Águila culebrera: Philippe Garcelon via photopin cc

Our Blog

55 Cups
Average weekly coffee drank
9000 Lines
Average weekly lines of code
400 Customers
Average yearly happy clients

Our Team

Tim Malkovic
CEO
David Bell
Creative Designer
Eve Stinger
Sales Manager
Will Peters
Developer

Contact

Talk to us

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Dolores iusto fugit esse soluta quae debitis quibusdam harum voluptatem, maxime, aliquam sequi. Tempora ipsum magni unde velit corporis fuga, necessitatibus blanditiis.

Address:

9983 City name, Street name, 232 Apartment C

Work Time:

Monday - Friday from 9am to 5pm

Phone:

595 12 34 567